Colchones Ignifugos en español Colchones Ignifugos in english Colchones Ignifugos en français
+34 912 186 128 comercial@decoratel.com

Para hablar de las características de un colchón hospitalario, tenemos que contar siempre de manera paralela de la cama hospitalaria, ya que dependiendo del tipo de cama se podrá optar a un tipo de colchón u otro. Los podemos encontrar en diferentes densidades y con fundas lavables e impermeables. Los colchones hospitalarios pueden ser hechos de diferentes tipos de materiales, dependiendo al tipo de paciente al que vaya destinado. La mayoría están llenos de muelles internos estándar, de espuma, de gel, de aire o incluso de agua.

La investigación en el mundo del descanso a supuesto avances tecnológicos muy importantes para el sector sanitario, logrando fabricar espumas de media y alta densidad que cumplen con las expectativas más exigentes para el uso en hospitales.

La densidad de un colchón hospitalario estandarizado de tipo medio, oscila en torno a los 25 kg/m3. En general y ante espumas de buena calidad, a mayor densidad, mejor. Lamentablemente también vamos a encontrar en el mercado espumas realizadas con materiales de baja calidad para conseguir esa alta densidad. Lo normal es que no puedas saber si un colchón está hecho con ese tipo de materiales o no, a menos que seas un entendido y el propio colchón sea desenfundable, pero por regla general, si el precio es excesivamente bajo, desconfía.

En cuanto a la dureza de un colchón de espuma para hospital, en general, no podemos hablar de grados de dureza buenos o malos, si no adecuados. Dependiendo de cuál vaya a ser la función de la plancha de espuma o de las características del durmiente, será mejor una dureza u otra, por ello se habla siempre en estos casos de la percepción que se tiene.

En general, para saber la dureza, los colchones suelen indicar en sus características técnicas distintos valores expresados en newtons o kilopascales. Aunque como siempre, lo mejor es contar con la validez de aquellas pruebas que certifiquen La porosidad es otra característica  que se mide en los colchones hospitalarios de alta densidad, midiéndose la cantidad de aire que pasa a través de su núcleo, siendo las magnitudes utilizadas en litros por minutos. En el caso de los colchones con muelles, la aireación es mucho mayor, siendo una de sus características la de contar con válvulas en los costados.

En cuanto a la resistencia de estos colchones, normalmente este no es un dato que las empresas de colchones aporten en las especificaciones técnicas de sus productos. Un forma de medir esta variable es midiendo lo que el grosor de un colchón de espuma de alta densidad mengua con el uso. Si este resultado es por ejemplo, de un 10 %, diremos que es menos resistente que un colchón que obtiene un resultado del 5 %.